CREEMOS EN…

 

1. Las Escrituras:

  • Creemos en las Escrituras de] Antiguo y Nuevo Testamento solos, como verbal y plenariamente inspirados por Dios, sin errores en los manuscritos originales, y como la única autoridad de fe y Ped.1.21, 2 Tim.3.16,17).

2. Dios:

  • Creemos en un Dios, un Espíritu eterno existiendo en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo ‑ pero uno en esencia e igual en cada perfección divina (Deut. 6.4, Mat. 3.13‑17, Mat. 28.19, 2 Cor.13.14)

3. Jesucristo:

  • a. Creemos en el Señor Jesucristo, Quien fue engendrado por el Espíritu Santo, nacido de la virgen Maria y es verdaderamente Dios y verdaderamente hombre, una Persona con dos naturalezas, divina y humana (riat. 20, Juan 1.7,14).
  • b. Creemos que el Señor Jesucristo murió como sacrificio sustituconario por nuestros pecados de acuerdo con las Escrituras, y que todos los le reciben a El son justificados por los méritos de su sangre derramada (1 Cor. 15.3, 2 Cor. 5.21, Rom. 3.21‑26).
  • c. Creemos en la resurrección del cuerpo glorificado de nuestro Señor Jesucristo; en Su ascensión corporal al cielo; y en Su vida presente allí como sumo sacerdote para nosotros. (M a t. 20 . 1 ‑ 10 , He h. 1 . 9 Heb. 7.25‑28).
  • d. Creemos en la venida inminente de Cristo antes de que comience la semana setenta de Daniel, cuando todos los creyentes en Cristo serán arrebatados para recibir al Señor en el aire y serán guardados del periodo prometido de ira divina sobre la tierra (Dan.9.24‑27, 1 Tos. 4. 14‑ 1 ‑7, 1 Cor . 15 .5 1‑53, 1 Tes . 5. 9, Rom. S. 9) .

4 . El Espíritu Santo:

  • a. Creemos, en el Espíritu Santo, quien es una de las tres Personas Trinidad. Creemos que entre Sus ministerios están incluidos los siguientes: detener el mal en el mundo a la medida de la voluntad divina, convencer al mundo en cuanto a pecado, justicia y juicio; regeneración de todos los creyentes; morar dentro de los que son salvos, y el continuo llenado para dar poder, instruir, y capacitar para ministerio de todos los salvos que están entregados a él a (2 Tes.2.7, Jn. 3:6 16.7-11, Rom. Ef.4.30, 5.18).
  • b. Creemos que les <](‑‑>nos del Espíritu Santo fueron temporarios. C r c. que el hablar en lenguas nunca fue un sedal común o necesario de la plenitud o del bautismo del Espíritu. Creemos que Dios, de acuerdo c( propia voluntad, puede escuchar y contestar las oraciones para los enfermos y afligidos (1 Cor. 12.11, 30, 13.8, SIgo. 5.14‑16).

5. Salvación:

  • a. Creemos que el hombre fue creado a la imagen de Dios; que peco y eso incurrió en no sola la muerte f is- ica, sino también en la muerte espiritual, que es separación de Dios; y que todo ser humano nacen con una naturaleza pecaminosa, y en practica es pecador en pensamiento, palabra y hecho. (Gen. 1.2G,27, 3.024, Rom. 5.12‑21, Ef. 2:1-6.
  • b. Creemos que la salvación es el don de Dios, dado al hombre por gracia y recibido por fe personal en el Señor Jesucristo, Quien derramo su sangre en el Calvario para el perdón de pecados. La salvación es solo fe` en la sangre de Cristo, no por méritos humanos. Todos los que cree son regenerados como hijos de Dios (Ef.2.8‑9, Jn. 1.12, 3.5‑7).
  • c. Creemos que todos los elegidos de Dios, una vez salvos, son guardados por el poder de Dios y preservados en Cristo para siempre (Jn. 10.27­, Rom. 8.31‑39).

6 Santificación:

  • Creemos que la santificación es la presentada en tres sentidos en las Escrituras: (1) cada persona salva ha sido santificada por la muerte de Cristo; (2) esta siendo santificada por el Espíritu Santo y (3) será completamente santificada cuando esté glorificada. Cada creyente tiene dos naturalezas, la vieja y la nueva, y la vieja no puede ser erradicada durante esta vida (Heb.10.10, Jn. 17.17, Ef.5.25‑27, 1 Tes. 4.13~18, Gal. 5.17, Rom. 7.18‑25 2 Ped.1.4).

7. Separación:

  • Creemos en la doctrina Bíblica de separación que abarca tres cosas: (1) la separación de la iglesia local de toda relación con los que niegan las verdades de la fe Cristiana y de los que están dispuestos a andar en lazos con incredulidad y ecumenisino (2) la separación de] creyente de toda practica mundana que deshonra Salvador; (3) la separación de la iglesia y el estado (2 Tim.3.1‑5, Roni.12.1‑2, 14.13, 1 Jn.2.15~l7, 2 Jn.9‑11, Mat.22.21).

8. La Iglesia:

  • Creemos en la iglesia ‑ un cuerpo vivo, espiritual de] cual Cristo es la Cabeza; y del cual toda persona regenerada en esta edad tiene parte. Creemos que la Iglesia es un cuerpo particular para la edad de la gracia y enteramente distinta de la nación de Israel. Creemos que la iglesia local es una compañía de creyentes en Jesucristo, sumergidos después de una confesión de fe creíble y asociados para adoración, obras y comunión. Creemos que Iglesia local es autónoma, el centro del programa de Dios para esta edad y que cada cristiano es obligado por las Escrituras para dar su cooperación libre al ministerio de su iglesia local (Mat.16.16‑18, 1 Cor. 12.12‑17, Hech .2.42‑47, 1 Tim.3.15‑16).

9. Las Ordenanzas:

  • Creemos que hay dos ordenanzas para las iglesias: el bautismo y la Cena del Señor. Bautismo es la inmersión del creyente en agua y es llamado correctamente “bautismo del creyente”. Muestra en una manera hermosa y solemne nuestra identificación con Cristo en Su muerte, sepultura y resurrección y la responsabilidad resultante de “andar en vida nueva”. Bautismo es un requisito para membresía en la iglesia. La Cena del Señor es la conmemoración de la muerte del Señor hasta que El venga, es un recordatorio de nuestra comunión continua con El y debe ser precedido por un cuidadoso auto‑examen (Mat‑‑‑28.19‑20, Hech.8.36‑39, Rom.6:3‑5, 1 Cor.11.23~32).

10. la Gran Comisión:

  • Creemos que el Señor Jesucristo ha comisionado a las iglesias a llevar el Evangelio al mundo, y que evangelismo y fundación de iglesias por todo el mundo debe ser el programa primario de la iglesia local que incluye el bautismo y la instrucción a creyentes (Mat. 28.19‑20, Hech .l.8).

11. Cosas por Venir:

  • Creemos en el rapto inminente dé la iglesia al cielo seguido por un periodo de siete anos de tribulación sobre toda la tierra., Después de este periodo de tribulación, Jesucristo Vendrá a la tierra en poder y gloria con Su iglesia para establecer el Reino davídico prometido. El reinara por mil años, durante el cual la paz y la justicia cubrirán la tierra, Satanás será atado e Israel será establecido en su propia tierra. Al final del glorioso reino de Cristo, Satanás lidera una batalla contra Cristo pero será vencido y destinado al lago de fuego. Los muertos malvados serán juzgados en el Gran Trono Blanco y serán condenados al castigo eterno, y conciente en el lago de fuego. Los justos estarán en la eterna y conciente presencia del Señor (Jn. 1,4. 3, Mat. 24. 21, Ap.19.11‑16, 21.1‑15, EZ.39.25‑29, I Tes. 4.17′).

Ultimas Entradas

La exaltación de la sensualidad
¿A quién deseas seguir?
Yo decreto…? Yo le ordeno a Dios…?
¿Comprando con dinero el favor de Dios?
El amor de Dios, Su ira y Su justicia

Traductor Web

Conductores

Contactenos

Suscribase

Subscribe
Copyright © 2013 FM Jesus El Vencedor. Todos los Derechos Reservados. Diseño y desarrollo por 7System